Especiales

Momentos Épicos #008 – El final de Enslaved

Enslaved es un juego con corazón, con alma. Si eres de esos jugadores que se echan flores porque juegan puro producto con grandes historias y enormes personajes y no has jugado este título, debería de darte vergüenza. Aquí encontrarás una trama que -aunque está basada en la cansada historia del viaje al oeste- es gigante y, sobre todo, tiene unos personajes entrañables. Trip, Monkey y Pigsy se llevan las palmas por tener uno de los mejores desarrollos de esta generación. Así, ya con eso fuera de mi ronco pecho, hablemos de su final. Oh, el final de Enslaved. La historia es buena, pero pocos finales tienen las propiedades tan whatthefuckeantes que tiene éste.

Una aclaración antes de soltar letras: si no tienes el honor de haber visto este final, NO SIGAS LEYENDO. Me sentiría muy mal de que alguien leyera las siguientes líneas (o viera el vídeo) sin haber pasado el juego. Es algo que vale la pena vivir.

Ahora sí.

Después de una dura lucha y el gran sacrificio de Pigsy, por fin Trip y Monkey cumplen su objetivo. Han llegado a la pirámide, al lugar de donde esos Mechs vienen, al lugar a donde han llevado a todos aquellos que secuestran. Ese lugar en donde tienen cautivos y esclavizados a la tribu de Trip y a muchos otros. ¿O no es así? Este momento me dejó boquiabierto. Es de esas veces que esperas todo menos lo que se te muestra en pantalla. Y esto en el buen sentido.

¿Qué encuentran al llegar a la pirámide? Filas y filas de “esclavos” quienes están conectados a una gran computadora central la cual a su vez está conectada a un extraño ser que se encuentra en medio de la habitación. Esto de por sí ya es suficientemente extraño y estremece-pelotas, pero no es todo. Una pantalla enorme aparece al fondo y una cara (live-ation para seguir causando espasmos de extrañeza) te dice que pares.

Ese extraño hombre, quien es también el ser biorobótico que opera la maquinaria, nos dice que no están esclavizando a nadie. Todos aquellos a los que capturan se les entrega una vida, una oportunidad de ser felices, de revivir al gran mundo que existía antes. Viven una feliz “realidad virtual”. Tienen vidas, familias. Lo tienen todo. Dios, tantas emociones que me creó ese momento. ¿Qué hacer? ¿Detener esa farsa? ¿Unirse a ella y ser “felices”? ¿Vale la pena tener una “felicidad” falsa a cambio de tu “libertad”? Unas lecturas bastante profundas que nos plantean estos últimos minutos de historia.

Los protagonistas son invitados a unirse a este “mundo perfecto”, a vivir del ayer, a ser felices en aquellos tiempos que siempre que los recordamos parecen ser “mejores”. Pero no, deciden parar la farsa, la mentira. Trip destruye al ser que controlaba todo y uno a uno los “esclavos” empiezan a despertar. Todo ha terminado. Son “libres”. Monkey abraza a Trip mientras ésta se pregunta a sí misma “¿Habré hecho lo correcto?”. Todo se pone negro. Se cierra el telón. Fin.

Sí. No hay más y eso fue ENORME. Ya no sabemos qué pasó, no sabemos las consecuencias de los actos de  Trip y, al igual que ella, nos queda ese dilema moral de “¿Qué habría hecho yo? ¿Tomaron la mejor opción? ¿No era mejor esa felicidad artificial a su dura y lamentable realidad?” Y sobre todo queda esa espinita y enseñanza de la analogía empleada, de que ese mundo ideal al que todos eran llevados mediante su mente es nuestro mundo actual. El mundo que estamos viviendo. Ese mundo en el que nadie parece estar a gusto, al que le reprochamos lo mal que parece estar, lo mal que nos trata. Siempre mirando al pasado diciendo a los cuatro vientos que “antes estábamos mejor”. ¿Y es así? ¿Vale la pena vivir añorando y “viviendo” en el pasado? No. Al igual que Trip debemos agarras valor, desconectar el ayer y tratar de hacer valer nuestro presente para construir un futuro mejor. Buscar nuestra felicidad plena sin sacrificar nuestra libertad, lo más importante que tenemos. No ser “esclavizados” por nuestros recuerdos. La felicidad no está en el pasado, está hoy y la tenemos que mantener para el futuro.

Gran juego, grandes personajes y enorme final. Sí, puede que otros títulos del género tengan un sistema de juego mucho mejor, graficazos bien hardcore y más opciones, pero yo la verdad no recuerdo a God of War III dejándome algo en qué pensar después de su final.

Anuncios

8 replies »

  1. Tengo el gusto de tener este game que unos tios me consiguieron en BestBuy del otro lado (pues acá es como encontrar una aguja en un pajar) y la verdad es un juegazo, luego le seguiré jugando pues con el trabajo ya ni tiempo de jugar 😛 (obvio no leí el final y tampoco vi el video eh jajaja) 😀

  2. Este juego y Binary Domain están en el tope de mi lista de pendientes, pero igual que a los de arriba, no los encuentro por ningún lado 😦

Buttoneros, opinen:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s