Artículos

Molyneux y el marketing: Curiosity – What’s Inside the Cube?

molyneux_newPeter Molyneux no figura mucho en estas tierras sagradas ya que ha visto lo mejor de su carrera en la PC y se casó con Microsoft en las últimas generaciones, pero eso no quiere decir que no le vamos a levantar un monumento cuando el señor de la pomada y el hype haga una cosa digna de edificación. Y sí que lo ha hecho. El último logro que lo pone sobre la media del desarrollador habitual es ese pequeño experimento social, slash  juego, slash  herramienta de marketing verijuda que lleva por nombre: Curiosity – What’s Inside the Cube?

Repasando un poco el trabajo de este hombre, cabe destacar sobre todas las cosas que es el papá de juegos icónicos de PC como Dungeon Keeper, Black & White  y Populous. Ya más recientemente daría a luz a Fable y se dedicaría a vender hype hasta el infinito y más allá con el nunca lanzado Milo para Kinect. Este hombre se ha caracterizado por lograr crear una expectativa sin igual en cada uno de los proyectos en los que trabaja y, sin herir sentimientos de nadie, compararía su maestría en ventas con las de Steve Jobs. Siendo capaz de vender lo que sea, como sea. Dando unas cuantas clases a todo mercadólogo digital en el proceso.

Molyneux es un chingón, de eso no hay duda. Y aunque le reprocho mucho que venda en su mayoría humo y proyectos que terminan siendo todo menos las promesas iniciales, en esta ocasión se lleva todas mis palmadas en la espalda y choques de tarro de cerveza posibles. Pareciera que dejar a MS le ha sentado bien, ya que con su nuevo estudio 22 Cans va viento en popa con el gol olímpico que ha significado el particular caso de Curiosity.

Si no saben de qué va el jueguito en cuestión, se los resumo: Es un juego multijugador social en el que la única finalidad es estar pique y pique un cubo que tenía millones y millones de capas. El objetivo principal era ser el último jugador en quitar la última capa para revelar que había dentro del cubo. Así de simple, así de sencillo. Un retorcido experimento social que captó miradas por la extrañeza de la propuesta, la cual en primera olfateada olía a estafa maestra. Y tal vez lo sea, pero todo lo que trae detrás lleva una ingeniería en marketing tan cuidada que me es casi imposible no alabar todo el experimento.

El juego fue lanzado el 6 de Noviembre, y así, a lo largo de 150 días, 4 millones de personas han usado la aplicación para destruir 25,000 millones de cubos que formaban las diferentes capas, para así llegar al fondo del misterio el pasado 26 de Mayo. Curiosamente el ganador, Bryan Henderson, tenía una sola hora de haber empezado a jugar.

Y bueno, ¿Qué había en el cubo? ¿Qué ha ganado el afortunado destructor del cubo final? Un pequeño e informativo vídeo que aporta poderes divinos.

MIND BLOWN. El ganador de Curiosity será un “Dios digital”, la persona que ejerza de Dios para el resto de jugadores en el próximo juego de 22 Cans, Project GODUS, un sucesor espiritual tanto de Black & White como de Populous, los dos “juegos de ser dios” ideados por el propio Molyneux.

Según dice el diseñador, el ganador podrá tomar decisiones en el título que afecten a todos los jugadores y a la forma de jugar a Project GODUS. Y no solo eso, al parecer se llevará un trozo del pastel generado por las micro-transacciones que se lleven a cabo en el juego, aunque no se ha especificado si será dinero real o dinero interno del mundo de Godus.

Molyneux ha demostrado una maestría con precisión quirúrgica en su capacidad para adaptar las nuevas herramientas disponibles en el medio del videojuego para ser utilizadas en la creación de una campaña promocional para su nuevo título, para crear hype, para captar miradas, para marcar pauta en esta industria y para mantener su nombre sonando en la cabeza del colectivo jugador; aunque simplemente sea visto como el puto loco que se chamaqueó a todos con el juego del cubito. A todo esto hay que sumarle que Godus ha sido financiado vía Kickstarter y ya tenemos que Molyneux podría estar dando clases de doctorado en las mejores universidades del mundo sobre la implementación de estas nuevas herramientas en el marketing digital. Simplemente enorme. Vaya, si siguiera en la escuela, me pararía a exponer muy a fondo esta osada campaña publicitaria en mi clase de medios, ya que hay mucho que aprender aquí.

Todo el experimento fue un gran comercial, sí, una tomadura de pelo épica que fungió como incubadora de hype para su siguiente título. De eso no hay duda. Pero cumplió su tarea principal de crear expectativa y de que el mundo ahora esté atento a lo que está pasando, de que el jugador ahora tenga en la mira a Godus; aunque sea a base de morbo y ruido mediático. Te podrá haber gustado la estrategia, la podrás odiar, pero Molyneux definitivamente se ha marcado puntos extras con un movimiento ingenioso que requiere cerebro, unos cuantos huevos y mucha creatividad para ser llevado a cabo. Y le ha salido muy bien.

Molyneux, tenías mi curiosidad. Pero ahora tienes mi atención.

Anuncios

3 replies »

  1. “Pedro Mulinex” es otro “Esteban trabajos”, ambos son el puro resultado de un marqueting viral y la obsena obsecion de cultitas informaticos y bueno… no ondeare esa bandera; el punto es que Molyneux siempre ha soñado mas de lo que es capas de crear al final (para soñar hasta los perros), y como es uno de los desarrolladores mas viejos (sin ser oriental) , pues ahora resulta que es un guru, un dios vivo y hay que rendirle pleitecia?…Naaa!
    Para mi, los verdaderos heroes detras de estos personajes son los programadores, diseñadores, artistas, ingenieros, etc, oleadas de personas que se avocan a crear y mejorar el sueño original.

  2. Hablas con toda la razón del mundo. Molyneux suele apretar mucho y abarcar poco. Sus Fables son puras promesas y Milo fue un truño monumental para vender Kinect a base de más promesas que jamás llegaron a nada. Eso no se discute y ya se ha hecho mención. Molyneux no es un desarrollador de fiar y lo mejor es aplicar un “hasta no ver no creer” con él. SIEMPRE.

    Todo esto no quita que en su momento fue un chingón creando juegos y que tiene una creatividad que simplemente sobrepasa el potencial técnico que tiene disponible siempre.

    Ahora, pasando al tema que estamos repasando -Curiosity-, sí se merece toda la ovación por las razones que se discuten es este artículo. Que no son nada más que su habilidad para crear hype, ruido mediático y la utilización fina que está haciendo de los medios y herramientas mencionados. ¿Curiosity fue un buen “juego”? No precisamente, pero cumplió su cometido y fue uno de los movimientos más sobresalientes en el medio que he visto últimamente. ¿Aporta algo a la evolución del videojuego como tal? No, pero aporta bastante a la industria como un ejemplo claro de como se puede utilizar el medio para cosas distintas.

    No estamos alabando a Molyneux por nada más que su idea aquí presentada y la manera en que se ha ejecutado. Y a mí me ha parecido genial, por mucho que no doy ni tres pesos por sus juegos.

    Saludos.

Buttoneros, opinen:

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s