[RESEÑA] Metal Gear Solid V: The Phantom Pain

Hablar de Metal Gear Solid V: The Phantom Pain es difícil. Un juego del que supuestamente ya se ha hablado todo y que la crítica ha amado por sobre todas las cosas. Y no es que la crítica sea mentirosa -la base jugable del juego es grandiosa, pero simplemente The Phantom Pain está demasiado lejos de esa perfección que se está predicando. En sus mecánicas el título es muy bueno y hace que esas 60 horas invertidas en llegar al final hayan sido unas horas muy divertidas. Pero en lo que falla The Phantom Pain es todo aquello que, para mí, representaba ser un Metal Gear Solid y, sobre todo, ese vacío que te deja al sentirse tan incompleto.

Ocio Gráfico No. 97

Super Mario Bros. cumple 30 años y aquí hay un ocio gráfico muy improvisado para treparnos al tren del mame de la celebración. Ya estamos a nada de llegar al ocio 100, así que estén atentos que habrá cosas que les interesa de cara a la llegada de ese gordo número de tres dígitos. ¡A darle que los átomos no se dan solos!

Ocio Gráfico No. 96

Otro domingo, otra entrega de Ocio Gráfico. Para dar un respiro de tanto ocio temático, en esta ocasión tenemos uno tradicional. Así que salten que ni yo sé qué nos vamos a encontrar después del corte porque estoy escribiendo este parrafo primero y no he buscado aún ni una sola imagen. ¡A darle ÁTOMOS!

¿Qué están jugando este fin de semana? (LIV)

En el afán de jugar unos cuantos juegos de verdad en las últimas semanas le he dado a un grupo variado de títulos. Por una parte, por fin le di una oportunidad a Metal Gear Solid V: Ground Zeroes ya que me lo encontré nuevo a 100 pesos en físico, y pues solo puedo decir que qué bueno que lo compré a 100 pesos. De ahí, pasando a juegos todavía más verdaderos, he estado jugando el primer Fire Emblem de GBA -juegazo portátil, Hot Shots Golf: Out of Bounds de PS3 -ideal para esas horas muertas sin nada que hacer, y sigo mi interminable batalla por lograr ver esos créditos finales de Bloodborne.

Ocio Gráfico No. 95

Y estamos de vuelta. ¿Alguien sigue por aquí? No. Khé. Ok, el caso es que hoy toca otro Ocio Gráfico temático y es nada más y nada menos que unos tacos bien servidos, con todo, con copia y con salsa de la que pica. Esta casa se apagó un rato porque a mí me gusta escribir en mi computadora de escritorio; y ésta se murió. Pero ya hay máquina nueva y volvemos a su programación regular de más o menos 4 post al mes. O tres. O incluso uno. Pero vamos, ya no será tanto tiempo como este último e incómodo largo periodo de flacidés. Salten con todo y tupper porque hay hasta para llevar.